• All
  • Desmaquillantes
  • Geles y Leches
  • Mascarillas y Exfoliantes
  • Toallitas
Filtrar
Ordenar
Ordenar

La importancia de hacer una limpieza facial

CUIDADOS DE LIMPIEZA FACIAL SEGÚN LA PIEL

Piel normal y mixta:
Idealmente deberías lavar tu rostro dos veces al día con un gel de limpieza de NIVEA. Un gel limpia efectivamente y ayuda a mantener el balance de humectación natural de la piel. Para la piel normal o mixta, un mousse de limpieza también puede funcionar para remover el maquillaje y eliminar las impurezas del rostro. Si tienes la piel más mixta, limpieza y exfoliar es tu mejor opción para el cuidado diario. La exfoliación reduce el exceso de sebo sin romper el balance natural de la piel. Las partículas exfoliantes limpian los poros y ayudan a reducir las imperfecciones a largo plazo.

Piel seca y sensible:
Una limpieza suave es fundamental para la piel seca y sensible. Tus productos de limpieza tienen que ser especiales para que no te irriten y mantengan la humectación necesaria. Las ultimas innovaciones en limpieza facial son las lociones o aguas con tecnología micelar. Con está tecnología, el maquillaje y las particulas de suciedad e impurezas son removidas sin tener que frotar. Al usar este tipo de productos de limpieza facial, reduces la irritación, disminuyes la tirantez y combates esas zonas más secas. Una leche de limpieza también es recomendada para la piel seca y sensible. Como suelen tener una formula suave, el balance natural de la piel se mantiene y las impurezas se remueven de forma efectiva. ¿Y si estás apurada? Las prácticas toallitas desmaquillantes son lo que necesitas.

Piel con imperfecciones:
Un exfoliante con particulas pequeñas se recomienda para la piel con imperfecciones. La exfoliación remueve células muertas y estimula la renovación y circulación. Desde el paso de la limpieza hacia adelante, tendrás un tono de piel más radiante y pareja. Si te aplicas maquillaje para esconder tus imperfecciones, ¡es aún más importante! Después de la limpieza y antes de la hidratación, un tratamiento muy importante es la tonificación del rostro: esto permite eliminar los últimos rastros de impurezas y maquillaje, cerrar los poros y preparar la piel para su hidratación. Para esto solo tienes que aplicar algunas gotas de tónico en un disco de algodón y luego dar toques suaves en tu rostro.