Filtrar
Ordenar
Ordenar

Cremas y lociones Corporales NIVEA

¿Cuál es la diferencia entre nuestras cremas y lociones? Ambos suavizan la piel seca y proporcionan un cuidado alisador y suavizante. Pero mientras que las lociones corporales son livianas y excelentes para la hidratación diaria, las cremas corporales tienen texturas ricas y cremosas y son ideales para aquellos que necesitan un extra adicional de humedad.
 

Cómo cuidar la piel seca

Muchas personas sufren de piel seca durante los meses de invierno; algunas tienen una predisposición natural a la piel seca y otras simplemente quieren cuidar al máximo su piel durante todo el año. Para prevenir la piel seca o, mejor aún, para evitarla del todo, es recomendable aplicar loción corporal o body milk todos los días, preferiblemente justo después de la ducha o el baño. Es cierto que te llevará algo de tiempo, pero vale la pena y tu piel te lo agradecerá. Cuidar de tu piel bajo la ducha de forma inmediata ya es posible gracias a los productos NIVEA Bajo la Ducha. Su innovadora fórmula se activa con el agua, evitando la necesidad de aplicar loción corporal después de secarte. La piel de los codos, las rodillas y las espinillas suele sufrir particularmente de sequedad. La razón es que la piel en estas zonas tiene muy pocas glándulas sebáceas y muy poco tejido subcutáneo. Así pues, la piel de estas áreas necesita más atención, especialmente en invierno, cuando las glándulas sebáceas producen menos grasa.

Loción o crema corporal: ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia entre la loción corporal y la crema corporal suele estar relacionada con la proporción de agua y aceite: mientras que la crema corporal tiene una mayor concentración de aceite, la loción corporal tiene un mayor contenido de agua, de forma que proporciona principalmente hidratación al cuerpo. La crema corporal es generalmente más nutritiva y se indica especialemente para pieles secas. La loción corporal tiene un efecto frío después de la aplicación. Esto es debido a su elevado contenido de agua: el agua se evapora después de aplicar la loción, dejando una sensación refrescante en la piel. Esto garantiza una sensación de frescor y bienestar sobre todo durante los meses de verano.

Una experiencia de bienestar para el cuerpo y la mente

Suaves caricias y refrescantes fragancias: la hidratación diaria con una loción corporal tonifica el cuerpo y la mente, y garantiza que la piel siga estando cuidada y bonita. Así que dedica unos minutos a este breve ritual de vez en cuando y mímate a ti misma y a tu piel con un suave masaje.